Riñón policístico: síntomas, causas, diagnóstico y tratamiento La enfermedad renal poliquística es una enfermedad peligrosa en la que se forman varios quistes en los riñones. La educación se considera benigna, pero conduce a la interrupción de los riñones ya un aumento en la tensión arterial. La enfermedad ocurre junto con la insuficiencia renal. En algunos pacientes, la enfermedad renal poliquística conduce a la aparición de un quiste en el hígado.


El peligro de la enfermedad reside en el hecho de que conduce a violaciones en todo el cuerpo. Es muy importante que los pacientes monitoreen la presión arterial, de lo contrario existe el riesgo de trastornos renales. Esto puede conducir a problemas con el sistema cardiovascular. Cuanto mayor es la persona, más complicaciones tiene.

Descripción general de los riñones policísticos

Los riñones poliquísticos debilitan la capacidad de los riñones para eliminar las toxinas del cuerpo. Como resultado, las sustancias tóxicas comienzan a acumularse en el cuerpo. Si los quistes comienzan a aumentar de tamaño, pueden dañar los sitios de tejido adyacentes. Esto, a su vez, conducirá a un aumento de la presión arterial.



Si la poliestiasis no es tratada, entonces puede ir a la etapa térmica. En esta etapa, una persona debe limpiar constantemente la sangre. Y a veces, para salvar vidas, se requiere un trasplante de riñón. Es muy peligroso para las mujeres embarazadas. Las mujeres con enfermedad renal poliquística pueden dar a luz a un solo niño por razones de salud.

Cuanto mayor sea el paciente, mayor será el riesgo de que los quistes comiencen a formarse en el hígado. En las mujeres, los quistes se desarrollan mucho más rápido, y son de gran tamaño. Si una mujer tiene un bebé, entonces es más susceptible a la enfermedad renal poliquística. Esto se debe al hecho de que las hormonas femeninas contribuyen al crecimiento de neoplasias.

Aproximadamente el 10% de los pacientes con enfermedad renal poliquística tienen aneurismas cerebrales tempranos, que pueden conducir a hemorragia. A veces, la enfermedad poliquística conduce a patologías en la válvula cardíaca, lo que hace que ¼ de los pacientes desarrollen prolapso de la válvula mitral.

Causas del desarrollo de riñón poliquístico

La enfermedad renal poliquística puede ser hereditaria. La enfermedad puede estar asociada con un defecto genético, que es responsable de las violaciones en el genotipo. Existen dos tipos de policitosis hereditaria: autosómica dominante y autosómica recesiva.

Los médicos han establecido un gen que es responsable del desarrollo de esta enfermedad. La enfermedad ha sido bien estudiada hasta la fecha, pero como es hereditaria, es muy difícil predecir si una persona enfermará si sus padres estuvieran enfermos.

Como regla, esta enfermedad comienza a progresar a la edad de 46-70 años. Esto se debe a trastornos genéticos que conducen al desarrollo de quistes. Con el tiempo, los quistes se llenan de líquido y pueden progresar a otros órganos.

En esta patología, las membranas glomerulares no están completamente desarrolladas. El trabajo de los riñones se interrumpe, lo que conduce a una mayor formación de células en las membranas tubulares, que son responsables de los procesos de absorción inversa de sustancias de la orina residual.

Síntomas de la enfermedad

La enfermedad puede progresar durante mucho tiempo sin ningún síntoma. Toda su vida una persona puede que ni siquiera sepa que sufre de enfermedad renal poliquística. Por lo general, los pacientes comienzan a quejarse a la edad de 46-70 años. Sin embargo, en nuestro tiempo hay casos en que la enfermedad se hace sentir incluso en la infancia. Los médicos se enfrentaron a estos casos, cuando la enfermedad comenzó a progresar en los niños, incluso en el útero. Desafortunadamente, en tales casos no fue posible guardar la fruta - nació muerto o tuvo un aborto. Si la poliestiasis se transmite por herencia, entonces sus síntomas son pronunciados.

Uno de los síntomas característicos es un aumento en los riñones de ambos lados. Para detectar tal aumento, el médico puede palpar la pared abdominal anterior. Además, cuando una persona desarrolla un dolor en la parte inferior de la espalda. El dolor es causado por el estiramiento del tejido renal. Un estiramiento del tejido se debe a la formación de un gran número de quistes.

Además, la enfermedad se caracteriza por la presencia de hematuria. En esta condición, la sangre aparece en la orina. La cosa es que dentro de las formaciones de la cavidad hay sangrado, que atraviesa el sistema urinario. La hematuria puede ser de severidad variable - de menor a severa.

A los síntomas evidentes de la policitosis se puede atribuir a la aparición de piedras en los riñones. Esta patología comienza a desarrollarse como resultado de un trastorno metabólico en los tejidos. Además, esto se ve facilitado por la presencia de obstáculos que interfieren con el flujo normal de orina.

En pacientes con enfermedad renal poliquística, los pacientes se quejan de presión arterial alta, que surge de la fuerte presión en los riñones. En el estado normal, la presión dentro de los riñones se regula mediante la síntesis de sustancias. Sin embargo, si el suministro de sangre a los riñones es perturbado, estas sustancias comienzan a producirse en grandes cantidades, lo que conduce a un aumento de la presión arterial. Las personas con presión arterial alta tienen dolor de cabeza y dolor en el corazón.

A menudo, se produce una infección renal poliquística en el sistema genitourinario. La infección se produce como resultado de una violación de la salida de la orina, lo que lleva al hecho de que los microorganismos que viven en el tracto urinario, penetrar todo el sistema urinario. Si esta patología no se trata, entonces esto puede conducir al desarrollo de procesos purulentos.

Todos los pacientes tienen insuficiencia renal crónica. Esta es una complicación seria, ya que puede conducir a la muerte. Con insuficiencia renal, los tejidos comienzan a llenar los quistes, lo que conduce a un cese de la liberación de los productos metabólicos del cuerpo. Debido a esto, el organismo entero está intoxicado y los órganos internos son afectados. Los pacientes con insuficiencia renal necesitan un trasplante de riñón o hemodiálisis permanente.

Diagnóstico de la enfermedad renal poliquística

Antes de enviar al paciente a un examen completo, el médico hace preguntas sugerentes que ayudan a descubrir los síntomas. El médico entonces descubre si ha habido casos de enfermedad renal poliquística en los familiares del paciente. Es muy importante determinar cuánto tiempo progresa la enfermedad. El método de tratamiento dependerá de esto.

El médico realiza necesariamente la palpación de los riñones y luego envía al paciente al ultrasonido del sistema urinario y otros órganos internos. Además, el paciente debe someterse a tomografía computarizada y urografía mediante contraste. Es obligatorio donar sangre para bioquímica y análisis de orina.

Después de las pruebas y exámenes el médico podrá prescribir el tratamiento correcto. El tratamiento de



poliquístico Como se mencionó anteriormente, años poliquísticos puede ocurrir en una forma oculta, por lo que el paciente va al médico en el momento en que la enfermedad progresa y da complicaciones. Cuanto antes se detecte la enfermedad y cuanto antes comience el tratamiento, mayores serán las posibilidades de recuperación. Con dolor, los médicos prescriben medicamentos antiinflamatorios y para el dolor. Si una infección se ha unido a la enfermedad, entonces los medicamentos antibacterianos se prescriben.

Con presión elevada, los médicos recetan fármacos antihipertensivos. Por lo general, este tratamiento es suficiente para aliviar el agravamiento. Sin embargo, si la enfermedad da complicaciones graves y amenaza la vida del paciente, los quistes se eliminan quirúrgicamente. En casos extremos, se prescribe un trasplante de donante de riñón.

Durante el tratamiento de la enfermedad renal poliquística, es muy importante seguir una dieta terapéutica. Es necesario limitar el consumo de sal, alimentos proteicos, así como productos con un alto índice glucémico.